Últimos temas
TeamSpeak3

Orientación con Brújula (Parte II)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Orientación con Brújula (Parte II)

Mensaje por Grontar el Lun Ago 04, 2014 10:13 pm

Normalmente, en caso de que estemos realizando algún tipo de exploración terrestre, nos encontraremos con la única ayuda de un mapa o carta topográfica y una brújula para orientarnos, por lo que debemos aprender a manejar estas dos herramientas para llegar a nuestro destino.
La declinación y la inclinación
Son los dos fenómenos que siempre hay que tener en cuanta cuando se trabaje con la brújula.

DECLINACIÓN MAGNÉTICA
La tierra es como un enorme imán con dos polos, Norte y Sur. Como resultado de esta polaridad, la punta roja de la aguja de la brújula siempre apuntará hacia el polo norte magnético, que no es el mismo que el geográfico (verdadero) Polo Norte. Este ángulo entre el geográfico (verdadero) polo norte y el polo norte magnético se llama declinación. Este fenómeno se detalla más adelante.

INCLINACIÓN
La intensidad y la dirección del campo magnético de la tierra, la inclinación, influyen en el plano horizontal de una aguja de la brújula de acuerdo a la latitud donde se utiliza. Debido a la inclinación, las brújulas deben equilibrarse para las diferentes zonas con el fin de mantener la aguja en posición horizontal.
(Brújulas de la marca RECTA solventan este inconveniente)

¿Qué es un mapa?
Un mapa es una imagen reducida del terreno. La proporción determinada entre las distancias en el mapa y la distancia correspondiente en el suelo se llama escala del mapa. Para obtener la distancia correspondiente en el campo, la distancia en el mapa debe ser multiplicado por el divisor de la escala. Las escalas más comunes son 1:10 000, 1:15 000, 1:25 000 y 1:50 000. Por ejemplo, la escala 1:10 000 significa que 1 cm en el mapa corresponde a 10 000 cm = 100 m en el terreno.
Las características del terreno no se puede mostrar en el mapa tal y como aparecen en el campo. Por lo tanto, se suele usar "el lenguaje del mapa", es decir, mediante colores y símbolos indicamos los detalles del paisaje en el mapa.
Hay muchos tipos de mapas producidos para diversos fines. Un mapa topográfico es quizás la mejor opción para una persona que quiere explorar la naturaleza y aprender el uso del mapa y la brújula. La propiedad específica de un mapa topográfico es que muestra la forma y la elevación del terreno mediante curvas de nivel marrón.
Una carta o mapa topográfico contiene en su margen un diagrama que nos sirve para conciliar brújula y mapa. Dicho diagrama indica el NORTE MAGNÉTICO mediante una línea con una media flecha en la punta y el NORTE GEOGRÁFICO mediante una línea con una estrella en la punta (hay que observar que como la cuadrícula es algo plano y la superficie de la Tierra curva, las líneas de la cuadrícula no mostrarán el Norte exacto, este dato se indica mediante la convergencia de cuadrícula).
También se indica la declinación magnética, el año de realización del mapa y la variación magnética anual.



Curvas de nivel
Las curvas de nivel se pueden considerar como un mapa que conecta puntos de igual elevación. Cada curva de nivel representa un nivel específico de elevación. El intervalo de contorno, que se muestra en el margen del mapa, (por ejemplo, 3 m), es la diferencia constante de altitud entre dos curvas de nivel adyacente.

Al viajar en el bosque, no se puede ver el contorno del terreno. Las formas que se forman en el mapa y en el terreno indicarán su ubicación aproximada.





Orientación de un mapa
Para poder leer un mapa, primero debemos orientarlo a la dirección de nuestro viaje. Para ello, giramos el mapa hasta que los detalles de este se correspondan con el paisaje frente a nosotros. Debemos mantener el mapa orientado con el paisaje en todo momento a lo largo de nuestra ruta.

Obtención de un sentido de la marcha de un mapa.
En el caso de que sobre un mapa nos encontremos en un punto A cualquiera y queramos llegar a otro punto B, sin tenerlo a la vista, procederemos de la siguiente manera: 

Brújula Cartográfica (Ver parte I)
1. Colocamos la brújula sobre el mapa de forma que la flecha indicadora de dirección (ref Nº6) quede paralela a la recta imaginaria que une A y B, es decir, que el borde largo conecte el punto de partida con el punto de destino, no al revés.
2. Sujetando bien la brújula con el fin de mantener fija la placa base sobre el mapa, giramos el limbo, anillo giratorio graduado o dial (ref Nº 2) hasta que la flecha orientadora (ref Nº4) coincida con el norte dibujado en el mapa (norte de coordenadas, de cuadrícula o cartográfico).
3. Cogemos la brújula, manteniéndola delante nuestro y con la aguja magnética (roja, ref Nº 3) en posición horizontal y hacemos coincidir el limbo, anillo giratorio graduado o dial (ref Nº 2) con la aguja magnética. 
4. Buscamos una referencia en la dirección indicada por la flecha indicadora de dirección (ref Nº6) y la seguimos. Una vez hemos llegado a dicha referencia tomamos otra lectura.

Con la brújula lensatica el procedimiento es similar.

Obtención de un rumbo a partir de un ángulo de dirección ó azimut.

Cuando utilizamos cartas topográficas y brújulas como herramientas de orientación, estaremos midiendo direcciones sobre dos sistemas distintos que utilizan distintos nortes como línea de base. 
Cuando midamos una línea de dirección en la carta topográfica, estaremos utilizando como línea de base el Norte de coordenadas, de cuadrícula o cartográfico. Como ya comentamos anteriormente, este ángulo se denominará ANGULO DE DIRECCION o AZIMUT PLANO. 
Cuando midamos una dirección en el terreno con la brújula, sobre una referencia, estaremos utilizando como línea de base en Norte magnético y el ángulo que midamos se denominará RUMBO, resultando ser:
ANGULO DE DIRECCION o AZIMUT PLANO: Ángulo formado por una línea de dirección utilizando como línea de base el Norte de coordenadas, de cuadrícula o cartográfico, medido sobre la carta.
RUMBO: Ángulo formado por una línea de dirección utilizando como línea de base el Norte magnético, medido con la brújula.
AZIMUT: Ángulo formado por una línea de dirección utilizando como línea de base los meridianos que convergen en el Norte geográfico. 

1 Punto inicial / 2 Punto de destino / 3 Dirección de marcha / 4 Ángulo de dirección (azimut)


Al haber 3 nortes, si medimos la dirección entre dos posiciones tenemos que prestar atención a cual norte estamos utilizando como línea de base, es decir si medimos una dirección en la carta estaremos utilizando el Norte de coordenadas, de cuadrícula o cartográfico y si esa misma dirección la medimos en el terreno con la brújula estaremos utilizando como línea de base el Norte magnético. Si bien es la misma dirección, habrá una diferencia que es la que hemos denominado como DECLINACION MAGNETICA.

Entonces, como ya hemos indicado, la declinación magnética es la diferencia angular entre el Polo Norte Geográfico (utilizado en la confección de mapas y cuyo eje pasa por la Estrella Polar) y el Polo Norte Magnético (al cual señala la aguja de la brújula). Esto es debido a la inclinación del eje de rotación de la Tierra.





Como se puede observar en el mapa de a continuación, veremos que la ubicación del Polo Norte Geográfico no coincide con la del Polo Norte Magnético. El Polo Norte Magnético se sitúa hoy cerca de la costa oeste de la isla Bathurst, al noroeste de Canadá.
Recordemos que a pesar de que ambos se llaman “Polo Norte”, uno está indicado por el eje de rotación y el otro por el campo magnético. 




Por otra parte, la declinación varía, es decir, la posición de los polos magnéticos no permanece fija alrededor de los polos geográficos de forma que cada año va describiendo un lento movimiento en espiral y cuya comprobación resulta difícil. 
A consecuencia de este movimiento a la variación anual de la declinación magnética en los distintos puntos de la Tierra se le conoce como VARACIÓN MAGNÉTCA.

Llevados a la práctica todos estos conceptos si medimos una dirección sobre la carta obteniendo un ANGULO DE DIRECCION o AZIMUT PLANO e inmediatamente queremos utilizarlo con la brújula en el terreno para empezar a caminar, tenemos que corregir la DECLINACIÓN MAGNETICA, es decir, tenemos que transformar un ANGULO DE DIRECCION o AZIMUT PLANO en un RUMBO.

¿Cómo corregir la desviación magnética?
Cuando utilicemos la brújula junto con una carta o mapa, deberemos tener en cuenta la mencionada declinación magnética y efectuar las debidas correcciones.
Primero hay que conocer el valor de la desviación (en grados) y segundo hay que conocer si la desviación es Este (E) u Oeste W, es decir, si la aguja de la brújula se desvía a la izquierda (Oeste) la declinación será negativa, si se desvía a la derecha (Este) será positiva. En el primer caso marcará grados de menos con respecto al norte geográfico, así que hay que SUMAR el ángulo de declinación a la lectura de nuestra brújula (ver más adelante).En el segundo caso nos marca grados de más, por lo que deberemos RESTAR el ángulo de declinación.
Ejemplo: Guiándonos por un mapa que nos indica una declinación de -10º W (negativos), si hemos de seguir un rumbo 92º por la carta, en la brújula el rumbo será 102º (92º+10º), ya que el polo magnético que señala la brújula tiene una diferencia de 10º negativos. Si siguiéramos el rumbo 92º por el instrumento en realidad serían 82º geográficos por lo que nos desviaríamos considerablemente de nuestra ruta. 

Resumiendo:
Si la desviación magnética es W para trasformar el ángulo de dirección o azimut plano en un rumbo el valor de la desviación de SUMA:

• Ángulo de dirección 92º (dirección medida sobre la carta)
• Valor de la desviación 10º W
• Para pasar a Rumbo, utilizar la brújula y comenzar a caminar en esa dirección: 92º + 10 = rumbo 102º
Si la desviación magnética es E para trasformar el ángulo de dirección o azimut plano en un rumbo el valor de la desviación se RESTA:
EJEMPLO II:
• Ángulo de dirección 92º (dirección medida sobre la carta)
• Valor de la desviación 10º E
• Para pasar a Rumbo, utilizar la brújula y comenzar a caminar en esa dirección: 92º - 10º = rumbo 82º

Rumbo-contrarrumbo
Cuando trazamos un itinerario desde la posición de inicio hasta el destino elegido medimos la dirección a través de un ángulo. Estas direcciones medidas como ángulos tienen un ángulo complementario con una diferencia de 180 º que se denomina ANGULO POSTERIOR.
Es decir, que cuando llegamos a destino y queremos volver a nuestra posición de inicio, la nueva dirección será el ángulo posterior y la diferencia siempre será 180º. Cuando utilizamos la brújula la dirección de “ida” será el RUMBO y la dirección de “vuelta” será el CONTRARRUMBO.
La regla para determinar los ángulos posteriores y contra rumbos es la siguiente:
• Cuando el ángulo es de 0º hasta 180º le sumo 180º 
Ej: “ida” 40º + 180 = “vuelta” 220º
• Cuando el ángulo es de 180º hasta 360º Le resto 180º 
Ej: “ida” 290º - 180 = “vuelta” 110º

Observaciones adicionales
• Algunos modelos de brújulas permiten desalinear la flecha orientadora para compensar la declinación magnética.
• Si nos encontramos en el hemisferio Norte, podemos con nuestra brújula determinar la declinación magnética del lugar. Bastaría con apuntar a la Estrella Polar, indicadora del Norte Geográfico, y ver el ángulo de diferencia que forma con el Norte Magnético señalado por la aguja. Obviamente este método no es muy preciso…
• Por lo general los mapas confeccionados para carreras de orientación a partir de los setenta, se ajustan al norte magnético, haciendo innecesario correcciones.
• Para actualizar la Declinación Magnética indicada en una carta hay que multiplicar la cantidad de años transcurridos desde la edición del mapa por la variación anual allí indicada. Da un valor aceptable para carta de no más de 10 años de antigüedad.

OTROS CONCEPTOS

Determinación de la posición actual propia
1. Apuntar con la brújula un punto conocido en el terreno y ajustar el ángulo de dirección. 
2. Colocar la brújula sobre el mapa con el canto lateral en la marca del punto conocido y girarla hasta que las líneas N-S de la cápsula estén paralelas a la red de cuadrícula N-S del mapa. 
3. Trazar en el mapa una recta paralela al canto lateral de la brújula en dirección de la parte anterior de la brújula, pasando por el punto conocido utilizado. 
4. Elegir y apuntar un segundo punto y proceder nuevamente según operaciones de 1. a 3. 
5. El punto de intersección de las dos rectas indica la posición propia buscada (la posición se determina con mayor exactitud si el ángulo de las dos rectas se aproxima a 90º).




El Método por Desviación 90º
Este es el más sencillo y se realiza rodeando al obstáculo girando en ángulos de 90º.
1. Salís del PUNTO A pretendiendo llegar al PUNTO C con RUMBO 233º.
2. Te encuentras con el obstáculo: En el PUNTO B.
3. Cambias tu rumbo girando 90º (Para calcularlo con la brújula: 233º - 90º = 143º).
4. Caminas hasta salvar el obstáculo contando tus pasos: Hasta el PUNTO D.
5. En D hacéis un nuevo giro de 90º volviendo a tu dirección inicial (143º+90º = 233º).
6. Caminas de nuevo hasta salvar el obstáculo: PUNTO E.
7. En E hacéis otro giro de 90º (233º + 90º = 343º) y avanzáis tantos pasos como caminaste en 4 llegando al PUNTO F.
8. En F te encontrarás en la línea A-C. Giráis 90º nuevamente (343º - 90º = 233º), y continuas tu camino.
9. Si quisieras estimar la distancia total del recorrido, deberás descontar los trayectos B-D y E-F.




Y eso es todo lo que se me ocurre por el momento, espero que os sea de utilidad.



.- SEMPER PROCEDE -.
avatar
Grontar
Sargento 1º E.T
Sargento 1º E.T

Promoción Clan : 14º Promoción
Rango : Sargento 1º
Edad : 30
Mensajes : 564
Localización : Bargas (Toledo)
Especialidad : Apoyo LMG
Promoción Grupo : 1º Promoción
Rango De Equipo : Capitán
Sede : Falcon Toledo
País : España
Clan : Falcon
Ejército : Ejército De Tierra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.